El bus, pilar de la movilidad sostenible. SEM 2022

La Semana Europea de la Movilidad 2022: “Mejores Conexiones”

La Semana Europea de la Movilidad, que tuvo lugar del 16 al 22 de septiembre y que acabó con la celebración del “Día sin coches”, puso de relieve la importancia del transporte público como pilar de la movilidad sostenible y la transición energética.

Casi 3.000 ciudades de 49 países se han sumado este año a la celebración de la SEM, a lo que cabe añadir las actividades e iniciativas de más de 800 organizaciones y empresas.

En España, muchas ciudades y operadores urbanos han apostado por la presentación de nuevos servicios y vehículos o por los descuentos o gratuidad en los billetes de transporte público, así como el acercamiento a los usuarios en jornadas y eventos diversos.

Desde el mundo asociativo, han valorado positivamente el impacto de esta iniciativa y han comentado la importancia de autobuses y autocares para lograr ese giro real hacia una nueva movilidad. Han aprovechado el momento también para lanzar propuestas que mejoren el transporte de viajeros por carretera.

El autobús conecta más de 8.000 núcleos de población en España
Desde CONFEBUS, se ha indicado que “el trasporte en autobús es más eficiente que el vehículo particular en términos de viajeros-km, de modo que, un mayor uso del autobús repercute en una mejora directa de las ciudades, el medioambiente y la salud pública de las personas en general. En el caso español, el autobús es el modo de transporte que más conexiones establece en todo el país, siendo clave en el medio rural y en la denominada `España Vaciada´. En concreto conecta diariamente 8.000 núcleos de población y transporta a más de 3.100 millones de viajeros, vertebrando el territorio y siendo el único modo de transporte público y colectivo que llega a todos los rincones. Por otra parte, un mayor uso del autobús reduciría de forma drástica los problemas de contaminación y las emisiones de CO2, ya que se trata del modo de transporte que más puede aportar en este sentido, con la modernización de su flota y el uso de combustibles alternativos. Por todo ello, la medida de la gratuidad de los abonos de Cercanías, Rodalies y Media Distancia prestados por RENFE debe ampliarse a todo el sistema de transporte público, incluido el autobús, para que el fomento de la movilidad sostenible llegue realmente a todos los territorios.

Cuando se viaja en autobús se está haciendo una importante contribución a la movilidad sostenible ya que cada autobús sustituye a una media de 20 turismos, evitando así la emisión de millones de toneladas de CO2 que se hubieran generado si los mismos usuarios se hubiesen desplazado en su propio vehículo. El autobús es el menos contaminante en términos de emisiones de GEI y el segundo menos contaminante en emisiones de CO2 -68 gramos de dióxido de carbono por pasajero y kilómetro frente a los 104 gramos del vehículo particular. De este modo, el autobús se posiciona como agente clave en la lucha contra la congestión, la contaminación y el cambio climático, y como columna vertebral de la movilidad sostenible”.

El transporte discrecional en autocar, vital para la movilidad sostenible
Desde ANETRA se ha querido reivindicar también la importancia del transporte discrecional y regular de viajeros por carretera para lograr el objetivo de la movilidad sostenible. La asociación afirma que “no se entiende que, en esta convocatoria, y en todas las comunicaciones y videos que desde Europa se mandan a la sociedad, apenas haya referencias, a un mayor uso del autobús, y sí un fuerte apoyo al empleo de las bicicletas o a medios de movilidad semejantes, y todo ello en base a que desde la UE se sigue “castigando” este tipo de transporte dentro del marco del Pacto Verde y del objetivo de cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050.

Se comprueba la escasa importancia que se da desde Bruselas, al autobús como transporte público sostenible, sin reconocer que cada operación es capaz de sacar más de 30 vehículos particulares al día de las ciudades y de las carreteras.

Tampoco parece tener en cuenta las mejoras tecnológicas que cada vez se aplican más y mejor en los autobuses y autocares; el uso de energías alternativas que emplea menos contaminantes, logrando una movilidad más sostenible. Con una salvedad, y es que es el único medio que llega a, prácticamente, todos los territorios.”

El “estigma” del uso obligatorio de mascarilla en el transporte público
A pesar de todo el esfuerzo realizado para promover el uso del transporte colectivo, en España se sigue dando una imagen de éste como lugar inseguro al imponer la obligación de uso de la mascarilla. En el número de septiembre de la revista VIAJEROS, hablábamos con el Presidente de ATUC, Miguel Ruiz, que hacía referencia a esta cuestión, entre otras muchas cuestiones de interés para el sector del transporte urbano colectivo: “No podemos entender, y así lo hemos hecho saber tanto al Ministerio de Sanidad como a las consejerías del ramo de las distintas comunidades autónomas, la situación que se está dando en relación con las mascarillas y los protocolos de limpieza. Sobre estos últimos, es imposible entender que se nos obligue a desinfectar 15.000 vehículos todos los días con unos materiales muy agresivos, cuando está demostrado científicamente que la probabilidad de contagio por contacto de superficies es extremadamente pequeña. Sobre las mascarillas, también nos resulta imposible entender por qué en el 90% de los países europeos hace tiempo que se eliminó la obligatoriedad y nosotros en cambio tenemos que continuar con su uso. Esta norma estigmatiza de manera absolutamente estéril al transporte público y dificulta su recuperación total.”

La descarbonización del transporte por carretera es urgente
La Agencia Europea de Medio Ambiente, EEA, ha publicado en junio de 2022 el informe de Transporte y Medio Ambiente, TERM 2021 titulado “Descarbonización del transporte por carretera: el papel de los vehículos, los combustibles y la demanda de transporte”. Este informe analiza los factores determinantes de la tendencia de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del transporte por carretera en la Unión Europea (UE), a saber, las características de los vehículos que se conducen, el tipo de energía que consumen, el nivel de actividad del transporte y la participación de los diferentes modos de transporte.

Algunos de sus datos relevantes indican que las emisiones de GEI del transporte por carretera aumentaron entre 1990 y 2019. Las emisiones de CO2 provenientes de los turismos en los 27 Estados miembros de la UE (UE-27) crecieron un 5,8% entre 2000 y 2019 y un 5,5% en el caso de los vehículos pesados.

Se prevé que las políticas actuales inviertan esta tendencia, pero no lo suficiente como para alcanzar el objetivo de neutralidad climática de la UE para 2050. Con el marco político actual, se quiere alcanzar una reducción de las emisiones de CO2 del transporte por carretera en la UE de un 35 % para 2050 (en comparación con 1990).
Las normas de la UE han mejorado el rendimiento de CO2 de los automóviles y furgonetas nuevos, pero siguen siendo necesarios cambios a mayor escala en la electrificación de la flota. Los cuellos de botella que podrían dificultar la futura electrificación son la provisión de una infraestructura de carga y la necesidad de acomodar la demanda de electricidad de los vehículos eléctricos y el suministro de materias primas para las baterías.

Además de vehículos y combustibles más eficientes, se necesitan otras medidas que contribuyan a un transporte por carretera sostenible. Es necesario aplicar las estrategias de evitar-cambiar-mejorar:
• 'Evitar': reducir el número de viajes o la duración del viaje.
• 'Cambiar': cambio modal hacia modos de transporte más respetuosos con el medio ambiente.
• 'Mejorar': mejorar las tecnologías de vehículos y combustibles para que sean más ecológicos.

El camino hacia la movilidad sostenible es un trabajo de toda la sociedad.

Ese fue el lema de la nueva edición de la SEM, una campaña que pretende concienciar a la sociedad europea de la importancia de cambiar los hábitos de movilidad y fomentar el uso del transporte sostenible y activo. El autobús y el autocar son claves en este tipo de desplazamientos.

También te puede interesar